Reducción de senos

La reducción mamaria es una intervención quirúrgica realizada para disminuir el tamaño de los senos.

La reducción mamaria puede realizarse por razones estéticas, en mujeres que sienten que el tamaño de sus pechos no es proporcionado o armónico en su cuerpo. Pero en muchas mujeres el objetivo es obtener unas mamas más proporcionadas con el resto de su cuerpo porque el exceso de peso les provoca dolores de cuello y espalda.

Según cada paciente, el especialista cirujano plástico aconsejará la técnica de reducción de pecho más adecuada, aunque normalmente la operación se realiza mediante incisiones alrededor de la areola para extirpar la grasa, piel y tejido mamario sobrantes, y ajustar toda la mama hasta lograr la posición y tamaño deseado. De este modo, se logran unos senos más pequeños y firmes, reduciendo a la vez el problema de los pechos caídos. Siempre en una operación de reducción de pecho se aprovecha para realizar una mastopexia y colocar el pecho en su lugar.

  • Tiempo de Cirugía: 2 horas
  • Tipo de Anestesia: General o Regional
  • Hospitalización: Estancia de 1 día
  • Recuperación: 3 Semanas
  • Se corrige la postura y se reducen los dolores de cuellos y espalda: Con la reducción de pecho se disminuye el centro de gravedad del cuerpo. Por lo tanto, la tensión muscular entre el cuello y la espalda se reduce. Esto mejora la postura y la flexibilidad de las mujeres que se someten a esta intervención. También, les facilita realizar el ejercicio físico que antes les parecía incómodo o vergonzoso.
  • Pone fin al dolor causado por las hendiduras del Brassiere: El pecho grande pesa y hace que sea más complicado encontrar la talla adecuada con la que se mantenga sujeto. Por norma general la tela del sujetador acaba venciendo y clavándose en la piel. Además, el pecho grande hace que haya un exceso de sudoración en la zona que también disminuye con la intervención.
  • Mejora la eficiencia pulmonar: Sobre todo, se corrigen los problemas respiratorios de la paciente cuando duerme y además, se mejora sustancialmente la ventilación pulmonar de la misma.
  • Aumenta la autoestima y la confianza: Sobre todo, en la adolescencia, es más común que las mujeres se sientan incomodadas la apariencia hacia sus senos que pueden hacer crecer alguna especie de complejos. Debido a eso, después de la operación la paciente se sentirá mucho más cómoda a la hora de mostrar su cuerpo.
  • Previene trastornos alimentarios y reduce la probabilidad de padecer cáncer: Que la paciente encuentre su cuerpo no proporcionado puede dar lugar a que ingiera alimentos más de lo debido para compensar todas las partes de su cuerpo. Además, si quitamos una parte significativa del pecho se reduce el riesgo de que se desarrolle varios tipos de cáncer en la mujer.
Alivio del dolor de espalda y cuello
Corrección de la postura y alineación corporal
Reducción del tamaño de los senos para una apariencia más proporcionada
Mejora de la movilidad y actividad física
Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?